¿Quién debe pagar la formación de los empleados?

Cuando hablamos de formación en el trabajo

existen dos tendencias que pueden ser contradictorias. Hay cursos que la empresa quiere que los empleados realicen porque supone una incidencia directa en su rendimiento o actualizarse en una nueva normativa que haya cambiado. Otros cursos son los empleados los que quieren realizarlos porque les pueden dar acceso a un mejor puesto, tanto en la empresa como en la competencia. Pero ¿quién debe pagar la formación de los empleados?

La respuesta no está tan clara como parece. Si hacemos un curso de idiomas, que mejora nuestra capacidad de comunicarnos, pero solo lo utilizamos esporádicamente en el trabajo y además no nos pagan este plus de idioma... Esta formación mejora nuestro curriculum y por ello son muchos los empleados que deciden costearse ellos mismos este tipo de cursos, especialmente si están buscando un nuevo empleo a corto o medio plazo.

Por otro lado están los cursos que inciden directamente en el rendimiento del empleado. Muchas veces incluso esta formación está enfocada a aplicaciones propias, por lo que a nivel curricular puede que no aporte gran cosa, ya que fuera de esta organización hay pocas posibilidades de aplicar este tipo de experiencia.

Existe una solución intermedia que se trata de aprovechar los créditos que tiene la empresa para formación en beneficio propio. Muchos de estos cursos pueden ser gratuitos, no tienen más coste que el gastar estos créditos que las empresas tienen para su formación y muchas veces ni siquiera utilizan.

Otra cuestión diferente es cuándo se realizan dichos cursos. Si se trata de un curso elegido o impuesto por la propia compañía se suelen realizar en horario laboral. Si por el contrario es el propio empleado el que elige el curso, tenga o no que ver con su día a día laboral, lo lógico es que se realice fuera del tiempo de trabajo.

Como en el caso anterior existen soluciones intermedias, que se puedan compensar una serie de horas por parte de la empresa con días libres si ambas partes se benefician del mismo. En los casos de formación a distancia resulta mucho más flexible, ya que el empleado puede hacer el curso en momentos del año donde la acumulación de tareas es menor.

Imagen | geralt

También te recomendamos

¿De quién es la responsabilidad de mejorar la formación, empleado o empresa?

A vueltas con los presupuestos de formación, ¿son excesivos 1.000 millones para parados?

Estas son todas las muertes que habrías sufrido sin tecnología

-
La noticia ¿Quién debe pagar la formación de los empleados? fue publicada originalmente en Pymes y Autonomos por Carlos Roberto .


Comentarios (0)

Aún no hay comentarios publicados aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o Entra a tu cuenta.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Comparte tu ubicación
Clasificados
Videos
Noticias
  • Entretenimiento
  • Estilos de vida
  • Tecnología
  • Economía
Secciones Sociales
  • Videos
  • Fotos
  • Grupos
  • Usuarios
Ver todos los videos