Poco a poco, el cambio climático está agravando los conflictos entre los humanos y los animales

Cada uno de los diez años más calurosos que se han registrado hasta la fecha se han producido durante las dos últimas décadas y en 2018 se registraron las temperaturas oceánicas globales más altas de la historia: un aumento de temperatura desde 2017 que es equivalente a 100 millones de veces el de la bomba de Hiroshima. El cambio climático ya está aquí y ya está causando estragos.

El oso polar, tantas veces utilizado en imágenes sobre el cambio climático, es sólo una de las innumerables víctimas del calentamiento de la Tierra. Se cree que si las temperaturas globales continúan aumentando a un ritmo medio de 4,5° C desde los tiempos preindustriales, lo cual es probable que suceda si no hacemos nada para reducir nuestras emisiones de dióxido de carbono, la mitad de la vida silvestre del mundo podría perderse en los lugares con más biodiversidad de la Tierra.

A medida que la temperatura del océano derrite las capas de hielo (los cotos de caza de los osos polares) estos grandes carnívoros tienen que buscar nuevas zonas donde alimentarse, motivo por el que 52 osos polares "invadieron" una ciudad rusa en febrero de 2019 en busca de su próxima comida. Los lugareños tenían miedo de salir de casa y con razón: los osos polares pueden cazar gente y en ocasiones lo hacen.

Desafortunadamente, el cambio climático sólo va a hacer que estas malas experiencias entre personas y la fauna silvestre sean cada vez más comunes. Es algo que ya ocurre en Australia, donde el aumento de las temperaturas hace que los animales silvestres busquen refugio en las ciudades: Canguros invadiendo asentamientos humanos en busca de comida y gente que tiene que refrescar a los zorros voladores a base de manguerazo para evitar que se sofoquen.

Oso Polar (Andy Brunner/Unsplash)

En el sur de África, la mayor frecuencia de sequías ha supuesto la invasión de aldeas por parte de elefantes sedientos para comer cosechas y robar agua de los tanques de almacenamiento. La mayoría de los animales salvajes normalmente son reacios a estar tan cerca de los humanos, por lo que sus incursiones en nuestras vidas muestran lo desesperados que están.

A medida que el cambio climático comienza a afectar a los seres humanos reduciendo la productividad de los cultivos, por ejemplo, es probable que nos volvamos menos tolerantes a este tipo de conflictos entre los seres humanos y la fauna silvestre. Los aldeanos africanos a quienes una manada de elefantes hambrientos ha destruido la cosecha de todo un año difícilmente pueden ser culpados por querer deshacerse del problema matando a los animales.

Lamentablemente, los elefantes (al igual que la mayoría del resto de especies) ya están experimentando fuertes disminuciones en número y esto se debe casi exclusivamente a las actividades humanas.

Los conflictos que vienen

El cambio climático agravará los conflictos por los recursos naturales entre las especies y dentro de las mismas, incluyéndonos a nosotros.

Por ejemplo, algunos expertos han sugerido que el cambio climático ha sido en parte responsable de los levantamientos durante la primavera árabe, puesto que las sequías obligaron a gente de las zonas rurales a desplazarse hacia ciudades ya superpobladas, lo que provocó tensiones. Si no podemos superar los conflictos dentro de nuestra propia especie, hay pocas esperanzas de mitigar los conflictos en otras, especialmente a medida que los recursos se vuelven más escasos.

Pero hay un pequeño rayo de esperanza: existen métodos eficaces para reducir los daños causados por la fauna silvestre. Se puede asustar a los osos polares con bengalas para que no se acerquen a los asentamientos humanos y se pueden construir tanques de agua a prueba de elefantes. Estos arreglos pueden ayudar a limitar los conflictos inmediatos entre los animales y los seres humanos a corto plazo, proporcionando un alivio necesario a las comunidades más pobres que pueden sufrir los efectos de la intrusión de la fauna.

Buffalo Los conflictos por bienes escasos, como el agua, irán al alza. (Vincent van Zalinge/Unsplash)

Sin embargo, siendo realistas, estas pequeñas medidas para resolver los enfrentamientos entre seres humanos y la vida silvestre son sólo un parche temporal. Si queremos abordar verdaderamente el problema, debemos centrarnos en la raíz: hay que reducir las emisiones de dióxido de carbono, no sólo por el bien de la fauna silvestre, sino también por la supervivencia de los seres humanos.

Hay que proteger el hábitat de la fauna silvestre para asegurarnos de que las especies tienen espacio y alimento suficientes sin necesidad de que se adentren en los asentamientos humanos. Asimismo, las sociedades deben abordar su insaciable demanda de recursos naturales, reduciendo el consumo y los desechos excesivos.

Por supuesto, la mayoría de estas cosas son mucho más sencillas en teoría que en la práctica. Sin compromisos políticos y sin una financiación suficiente, todo esto se queda corto. Los líderes mundiales deben estar a la altura de las circunstancias y también es responsabilidad de la gente común presionar a los políticos para que actúen. Movimientos como la Rebelión contra la Extinción y los estudiantes de instituto que organizan huelgas mundiales contra el cambio climático son un punto de partida prometedor sobre el que hay que seguir trabajando.

Necesitamos rebelarnos como si nuestras vidas dependieran de ello, porque sí que están en peligro. No tenemos ningún planeta B, como dice el refrán y tampoco lo tienen las otras 8,7 millones especies del planeta.

The Conversation

Imagen: Shakeek Ahmed/Unsplash

Autor: Niki Rust, Newcastle University.

Este artículo ha sido publicado originalmente en The Conversation. Puedes leer el artículo original aquí.

Traducido por Silvestre Urbón.

recommendation.header

La Rusia ártica está sufriendo una invasión de osos polares. ¿La razón? El cambio climático

El invierno está desapareciendo en Europa: la extraordinaria ola de calor, explicada en un mapa

Gasolina, diésel, híbrido… Cómo acertar con la propulsión

-
the.news Poco a poco, el cambio climático está agravando los conflictos entre los humanos y los animales originally.published.in por The Conversation .


Comentarios (0)

Aún no hay comentarios publicados aquí

Deja tus comentarios

  1. Publicar comentario como invitado. Regístrate o Entra a tu cuenta.
Archivos adjuntos (0 / 3)
Comparte tu ubicación
Clasificados
Videos
Noticias
  • Entretenimiento
  • Estilos de vida
  • Tecnología
  • Economía
Secciones Sociales
  • Videos
  • Fotos
  • Grupos
  • Usuarios
Ver todos los videos